Publicado: 27 de Junio de 2018


¿Qué es el sueño?

Importancia del sueño para tu salud y tu equilibrio personal

Los animales de sangre caliente, el grupo de seres vivos  al que pertenecemos los  humanos, son organismos de “alto rendimiento”, sus órganos están sometidos a un funcionamiento intensivo que les permite un altísimo grado de adaptación al medio con grandes ventajas para su  supervivencia, pero que resulta muy exigente para todos los órganos del cuerpo.  Este elevado nivel de actividad exige un mantenimiento preciso y frecuente. Ésta es la función del sueño, proceder al mantenimiento diario de todos y cada uno de los sistemas que configuran nuestro cuerpo. Durante el sueño nocturno cada uno de nuestros órganos pasa su “revisión“  y su proceso de renovación.

Si descuidásemos de manera continuada el mantenimiento de nuestro coche, si dejásemos de cambiar regularmente el aceite y los filtros, si no repusiéramos a menudo los niveles del líquido de frenos y del anticongelante, si no renovásemos los neumáticos con dibujo gastado, pronto el automóvil empezaría a dar señales de mal funcionamiento y, con el tiempo, se dañaría de forma importante y posiblemente irreparable. Algo parecido sucede cuando el sueño se descuida y se lleva a cabo de forma irregular, insuficiente o de manera superficial.

Un sueño inadecuado o excesivamente breve produce los primeros síntomas de forma bastante inmediata: somnolencia, pérdida de reflejos, dificultades de concentración, irritabilidad. Si la carencia de sueño se prolonga, sus efectos empezarán a recaer sobre la salud de algunos órganos y sistemas, aumentando el riesgo de sufrir dolencias digestivas, cardio-circulatorias o dermatológicas.

Un sueño con una duración justa (no menos de 7 horas, ni más de 9), con un nivel adecuado de calidad (inicio rápido, sin interrupciones durante la noche, que permita un despertar completo en pocos minutos) y que se repite de forma regular cada noche, es condición imprescindible para la salud general y el equilibrio personal.